Inicio / Academia / UPLA crea modelo para detectar deserción temprana de universitarios

UPLA crea modelo para detectar deserción temprana de universitarios

Toda institución de educación superior espera que egrese el máximo número de estudiantes matriculados, especialmente porque el porcentaje de retención es un indicador clave para el proceso de acreditación y porque, además, está asociado a financiamiento y aportes ministeriales.

En este contexto cobra un gran valor la investigación que realizó un grupo de académicos de la Universidad de Playa Ancha, liderado por el Dr. José González Campos, director del  Laboratorio Experimental de Saberes Matemáticos (Lab[e]saM) de la Facultad de Ciencias Naturales y Exactas de esta casa de estudios, quien sostuvo que este trabajo se hizo como parte de Soporte Estadístico para la investigación, en colaboración con la Unidad de Análisis e Investigación de la Vicerrectoría de Desarrollo.

Junto al Dr. González trabajó la Dra. Silvia Sarzoza Herrera y el Dr. © Cristian Carvajal Muquillaza, quienes precisaron que los dos temas que motivaron este estudio son la deserción y la titulación oportuna. Para ello, los investigadores crearon un modelo estadístico que consideró diversas variables predictoras que intervienen tanto en la deserción de los estudiantes como en la titulación oportuna de los mismos.

Resultados

Los resultados sugieren que los factores relacionados con el orden de lista (de ingreso a la universidad), asignaturas aprobadas, estado civil y nivel de educación del padre son significativos a la hora de explicar el fenómeno de la deserción.

En concreto y de acuerdo a este estudio, las probabilidades de desertar aumentan si el estudiante ocupa un lugar bajo en la lista de ingreso a la universidad; si es casado (pues tiene mayores responsabilidades, lo que explica que se atrase más); y si el padre tiene un nivel educacional más alto (pues con más recursos económicos, el joven tiene más posibilidades de cambiarse de institución).

El Dr. González explicó que se detectó, además, una correlación directa entre el promedio de enseñanza media (NEM) obtenido por un estudiante, el puntaje de selección universitaria (PSU), y el número de ramos aprobados en la universidad, lo que redunda en el aumento de la probabilidad de finalizar con éxito los estudios superiores.

Los investigadores comentan que esta última afirmación, les permitió fijar un nuevo objetivo de estudio, que fue definir las razones que llevan al estudiante a reprobar. Como resultado preliminar de este estudio se estableció que el perfil del profesor que dicta las asignaturas críticas y las de cero reprobación, (referido a metodología, grados de especialidad, tipo de contrato, edad, sexo, etc.), no presentan diferencias significativas. Por tanto el problema de la reprobación se reduce a la dimensión contexto institucional y/o el alumno, aspectos que se indagarán próximamente.

Relación egreso-titulación

Respecto a la sobre-duración (tiempo en que el estudiante demora en titularse), el estudio arrojó que hay factores que intervienen en este fenómeno, los que se agruparon en cuatro dimensiones: personal (sexo, año de egreso enseñanza media, grupo de dependencia del colegio); académica inicial (promoción); académica final (duración desde el ingreso hasta el egreso de la universidad, el tiempo entre el año defensa y el año del pago del título, tiempo entre egreso de la universidad y defensa de la tesis); y docencia (duración de la carrera en semestres, cargo del profesor guía de tesis), todas ellas son aspectos que afectan en forma importante a la titulación oportuna.

Entre los resultados de esta parte del estudio, destaca que las mujeres terminan sus carreras en forma más oportuna que los varones. Se determinó también que los alumnos que ingresan de inmediato a la universidad, después de salir de Enseñanza Media, tienen mayor probabilidad de terminar su carrera en los tiempos estimados, que aquellos que no ingresan de inmediato. Finalmente, otro dato relevante es que se confirmó que aquellos alumnos que provienen de establecimientos educacionales particulares se demoran menos tiempo en sacar su carrera universitaria.

Análisis

El Dr. González sostuvo que el modelo estadístico utilizado se creó considerando los datos de la Universidad de Playa Ancha, lo que significa que se puede adaptar a realidades distintas. Lo anterior, porque facilita la visualización global de los grados de dependencias del conjunto de variables predictoras, facilitando el análisis y la toma de decisiones institucionales. Además, permite intervenir de forma indirecta para disminuir las tasas de deserción y sobre-duración y da cuenta de que la investigación se realiza a partir de la realidad universitaria.

“La importancia de este modelo es que se establecen cuáles son las variables que tienen un impacto importante en la deserción del estudiante, con lo cual se puede evaluar y cuantificar el porcentaje de riesgo que tiene el joven de desertar o titularse en el tiempo oportuno. Además, la institución puede intervenir a tiempo y en aspectos muy específicos,”, precisó el Dr. González. Respecto a la investigación misma, agradeció a Francisca Viveros, por su constante apoyo en aspectos metodológicos y procedimentales.

Cristian Carvajal destacó que, si bien hay un conjunto de políticas públicas que han permitido incrementar el ingreso de estudiantes a la universidad, investigaciones del PNUD (Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo), han demostrado que se trata de estudiantes vulnerables (quintiles más bajos). A raíz de ello –explica-, surgió la inquietud por conocer si tenían las mismas garantías para concluir su formación académica, que el resto.

“Creemos que no solo las universidades deben preocuparse de este fenómeno, sino que, además, el Estado debe generar políticas que garanticen que los estudiantes logren el egreso de sus carreras y dentro del plazo determinado”, dijo.

Por su parte, la Dra. Silvia Sarzoza, destacó que esta investigación responde al modelo educativo de la Universidad de Playa Ancha (centrado en el estudiante). Por lo tanto, advirtió que los resultados constituyen insumos fundamentales a considerar en el fortalecimiento de la formación de los estudiantes en su contexto real e integral. Además, sostiene que “conocer, por ejemplo, si el número de semestres estipulados y los planes de estudios de cada carrera son abordables en el tiempo, es muy importante para la universidad como institución formadora, pero además es relevante, porque está basada en evidencias que permitirán a la universidad acompañar al estudiante y con ello prevenir la deserción y también la extensión del período de titulación”, concluyó la Dra. Sarzoza.

El Dr. González agregó que la investigación debe estar en constante diálogo con nuestra realidad educativa y que esta no se debe distanciar del Plan de Desarrollo Institucional.

Pruebe también

“De qué hablamos cuando hablamos de patriarcado”: próxima charla de ciclo CIEG

El 24 de octubre, a las 16:00 horas, expondrá la académica Rosa Alcayaga Toro en la sala Carlos Pantoja de Casa Central.