Inicio / Académicos / En seminario internacional abordan los principales errores que cometen los investigadores

En seminario internacional abordan los principales errores que cometen los investigadores

Fallas de forma y de fondo; falta de rigurosidad en los contenido y de apego a las estructura básica de una investigación; e incluso falta de pertinencia respecto de las materias que publica una revista de divulgación científica, se cuentan entre los principales errores que muchas veces cometen los investigadores a la hora de intentar publicar sus artículos en diferentes ediciones especializadas.

De esa forma quedó de manifiesto durante el seminario internacional Gestión y Difusión de lasa Investigaciones: La Mirada de los Actores, que realizó esta semana la Vicerrectoría de Investigación, Postgrado e Innovación de la Universidad de Playa Ancha (UPLA), a través de su Dirección General de Investigación.

Precisamente, la primera mesa del encuentro abordó los errores más comunes detectados en los artículos por las revistas académicas, en el análisis de los propios editores de dichas publicaciones. Presentes estuvieron la Dra. Wendolin Suárez, editora de la Revista Venezolana de Gerencia, de la Universidad de Zulia; el Mg. Esteban Geoffroy, coordinador de Investigaciones del Departamento de Investigación e Información Púbica del Consejo Nacional de Educación, y editor de la Revista Calidad de Educación; Dr. Giovanni Parodi, editor de la Revista Signos (Lingüística) de la Pontificia UCV; y el profesor Patricio Arana, coeditor de la ex revista Investigaciones Marinas actual Latin American Journal of Aquatic Research de la Pontificia UCV.

Retraso en la revisión

Para la Dra. Wendolin Suárez, el incumplimiento por parte de los autores hacia las normas de cada revista, muchas veces retrasa y dificulta el proceso de revisión del material. En su presentación como editora especializada manifestó que entre las fallas más recurrentes que cometen los investigadores a la hora de presentar sus escritos se encuentran: problemas de redacción, falta de organización interna, títulos muy extensos, problemas en la presentación de conclusiones, tablas y diagramas que no se explican por sí solas, alto nivel de abstracción en las conclusiones y hasta falta de rigurosidad en las referencias bibliográficas.

Sin embargo, a su juicio lo que más preocupa es que muchos trabajos científicos no expresan sus ideas con claridad debido a que, precisamente, el autor no se pone en el lugar de sus lectores.

“Hemos realizado una encuesta en toda Iberoamérica preguntando a miembros de revistas, comité de editores, árbitros, sobre cuáles son los principales errores en los que incurren los autores cuando presentan un trabajo científico… Los resultados preliminares nos están diciendo que esto no es siquiera un problema de fondo, hay un problema de forma. Lo importante es pensar en nuestros lectores”, enfatizó Wendolin Suárez.

Problemas de estructura

Esteban Geoffroy, por su parte, revisó algunas de las formas clásicas de presentación de las investigaciones como, por ejemplo, las conocidas como El Reloj de Arena y el Rey de Ajedrez. Y lo hizo, precisamente, porque a su juicio se repite en muchos autores el irrespeto o desapego a la estructura general coherente de esos modelos que, en lo sustancial, refieren a introducción, núcleo y conclusiones.

“Aunque esto parezca tan básico, muchas veces esto no se respeta en los artículos que recibimos en nuestra publicación”, sostuvo Geoffroy.

Entre los errores habituales, que describe el editor de la Revista Calidad de Educación, mencionó una revisión inadecuada de la literatura que debe circundar la obra, citas incorrectas, una introducción poco clara, preguntas de investigación ambiguas, descripción inadecuada de las muestras utilizadas, e incluso títulos engañosos respecto del alcance del artículo o alcances limitados de la investigación. Pero a su juicio lo que parece de mayor relevancia es, coincidentemente con lo expresado por su antecesora, la falta de rigor en la estructura básica de presentación de todo escrito de esta naturaleza.

Epistemología

A su turno, Giovanni Parodi sostuvo que en el caso de Revista Signos es elevada la tasa de rechazo “de entrada” de artículos, es decir, aquellos que ni siquiera cumplen con los aspectos formales de presentación. En este aspecto, individualizó dos tipo de problemas que presentan las publicaciones: técnicos, que dicen relación con los parámetros científicos, y los de tipo formales o del ámbito discursivo, es decir, que están relacionados con el uso del lenguaje.

“Yo creo que debemos enseñar a escribir epistemológicamente a los investigadores, de acuerdo a cada disciplina. La pregunta es por qué es tan difícil escribir disciplinarmente. Bueno, en parte, porque requiere habilidades y eso se cultiva”, manifestó Parodi.

De hecho, el editor de la Pontificia UCV, recordó que hoy tenemos programas computacionales de escritura científica pero para que funcionen se debe conocer primero los géneros de redacción pues, a su juicio, no es lo mismo escribir un ensayo que un artículo de investigación científica.

Pero sin dudas lo que a juicio de Giovanni Parodi está generando hoy por hoy mayor alerta en las editoriales especializadas, es el bajo nivel de calidad del trabajo revisor de los evaluadores de las investigaciones. De ellos, aseveró, emanan cada vez más seguido, reportes superficiales y hasta prejuiciados ideológicamente.

Ética en las publicaciones

El último expositor del seminario organizado por la Dirección General de Investigación de la UPLA, el profesor Patricio Arana, destacó la esencia del trabajo de los editores, quienes a su juicio “muchas veces realizan una labor anónima e ingrata”. Y más que en los errores en que comúnmente incurren los autores, el editor prefirió enfatizar en los buenos consejos que pueden recibir a la hora de escribir sus textos, como por ejemplo, lo recomendable que resulta dejar “reposar” un escrito un par de días entre el momento que se termina de escribir y cuando se envía a publicación, pues a su juicio, las ideas suelen ordenarse mejor y ello redundará en una óptima presentación final.

Arana también reparó en lo que a su juicio debería ser crucial a la hora de presentar investigaciones: la ética en la publicación científica. A su entender, una suerte de modernidad en el proceso investigativo, principalmente por el alto grado de competitividad de los investigadores, el acceso restringido a financiamiento concursable e incluso los incentivos asociados a las publicaciones, llevan muchas veces a los autores a caer en fallas éticas.

“¿Cuáles son las malas prácticas de los autores? Fraude científico, falsificación y manipulación de datos para obtener resultados favorables para la hipótesis formulada, apropiación de ideas sin citar la fuente original, o sea plagio, autorías ficticias, cuando se incluye a autores que no han participado en la elaboración del documento, sesgo en las publicaciones en que solo se publica los resultados positivos, publicaciones duplicadas, etc”, acotó el editor de la Pontificia UCV.

A modo de conclusión, todos los panelistas coincidieron en el aporte que ha significado pasar de ediciones especializadas impresas a versiones digitales en línea, no solo porque les ha permitido reducir costos considerables, sino porque ha permitido la creación de una base de datos poderosa y de fácil acceso.

Pruebe también

En San Felipe se realizaron las XIII Jornadas de Historia Vicente Pizarro de Nicola

Cita la organizó la carrera de Pedagogía en Historia y Geografía del Campus, y el tema central fue “las mujeres en la historia de Chile: roles, luchas, oficios”.