Agenda
Inicio / CFT / Agosto mes decisivo para acelerar CFT San Antonio según compromiso ministerial

Agosto mes decisivo para acelerar CFT San Antonio según compromiso ministerial

Año 2014. La Presidenta Michelle Bachelet anuncia la creación de Centros de Formación Técnica Estatales, CFT, para cada una de las regiones del país. Valparaíso tendría el suyo con sedes en San Antonio y Los Andes, al alero de la Universidad de Playa Ancha.

Junto a las regiones de Antofagasta, Coquimbo, Maule y Magallanes, a Valparaíso se le consideró dentro de este primer grupo de CFT, para los que se nombraría rectores mediante Alta Dirección Pública, de manera de iniciar clases en 2018.

En 2016 la Ley 20.910 oficializó la instauración de dichos centros, y el 17 de abril de este año se decretó la creación del CFT estatal gratuito para esta región.

En el intertanto, el equipo del proyecto CFT de Valparaíso, liderado por el Dr. Tito Larrondo González, trabajó intensamente en la definición y validación participativa –académicos, empresarios, instituciones públicas- de los perfiles de egreso de las primeras tres carreras que se impartirán en los centros: Administración de Cadena de Suministros, Mantenimiento Industrial y Producción Agrícola Intensiva.

Igualmente, se trabajó en los anteproyectos de diseño, tanto para San Antonio como Los Andes y se definieron los lugares de emplazamiento de las construcciones, cuyos edificios se avalúan en 3.500 millones de pesos, respectivamente, para albergar a 1.500 personas.

Año 2017. En mensaje presidencial la Mandataria priorizó el inicio en 2018 de los CFT de Tarapacá, Coquimbo, Maule, Araucanía y Los Lagos. De esa manera, en un segundo grupo entre 2018 y 2019 quedaron Valparaíso, Antofagasta, Los Ríos, Magallanes y la región Metropolitana. Entre 2020 y 2021 será el turno de Biobío, Arica y Parinacota, Atacama, O’Higgins y Aysén.

-¿Si la región de Valparaíso era la más adelantada y mejor evaluada en términos de proyecto, por qué pasó a un segundo grupo?

“Eso fue un tema de la ley. Sin embargo, a fines de junio sostuvimos una reunión con la ministra de Educación Adriana Delpiano y la senadora Isabel Allende. En el encuentro las autoridades se comprometieron a que Valparaíso vuelva al primer grupo de CFT, porque somos el proyecto más adelantado desde el punto de vista de posibilidades de inicio, además abarca una de las zonas territoriales más emblemáticas y estratégicas del país: el puerto de San Antonio y Los Andes, único puerto seco”.

-¿Cómo ve esa materialización de compromiso en un año electoral, donde la División de Presupuesto tiene mucho que decir?

“Esta última parte es la más compleja, por eso el compromiso adquirido de la ministra Delpiano y la senadora Allende, para impulsar el trabajo. Creemos que en agosto debieran tomar un curso acelerado las gestiones comprometidas por las autoridades para San Antonio y, en paralelo, iniciar el trabajo a través de la Intendencia en Los Andes. Lo que la ministra pide es que se avance en el nombramiento del rector –uno por región- a través de Alta Dirección Pública.

Nosotros estamos listos para empezar ya. Existe de todas formas una posibilidad que la impulsaremos, que es la de comenzar en San Antonio como en Los Andes, al interior de infraestructura existente, mientras se inicia la construcción de los edificios. Para ello debe existir una asignación presupuestaria que permita el inicio de actividades en marzo de 2018, y durante 2017 comenzar los pasos necesarios para la construcción del nuevo establecimiento, de manera que dentro del 2018 esté terminado y se trasladen allí las actividades”.

-¿Ud. cree que la formación técnica en Chile ha sido un área postergada por las políticas públicas?

“Hay una deuda pendiente con los jóvenes y trabajadores vulnerados en sus posibilidades de desarrollo tanto personal, social como laboral. Y pese a todos los esfuerzos de los ministerios de Educación, Economía y Trabajo, a la formación técnica en nuestro país se le sigue considerando de segundo nivel. La creación de los CFT Estatales y gratuitos en cada región vienen a saldar esa deuda, además de ser una señal clara de la Reforma Educacional y una propuesta de vinculación con el medio público y el privado, para impulsar el desarrollo productivo y social”.

-Y en ese sentido, ¿cuál es la propuesta diferenciadora de la UPLA?

“Nuestra universidad acogió el desafío planteado por la Presidenta, para acoger a este enorme segmento del país que requiere una educación técnica acorde a las necesidades de Chile y del contexto mundial. Las carreras que impartiremos están muy bien alineadas y evaluadas. En total se piensa implementar 12 carreras de manera paulatina, pero hemos impulsado 3 en respuesta a un requerimiento propio del Ministerio de Educación, relacionado con los recursos disponibles. Desde el punto de vista curricular las carreras diseñadas son estratégicas para el proceso productivo y social del sector portuario, logístico y agrícola de la provincia y la región. Tendrán un régimen trimestral, créditos transferibles, brindarán formación por competencias y estarán articuladas con oficios o trayectorias laborales de los ingresantes, con posibilidades de continuar estudios en la universidad”.

“Propuesta debiera tensionar al sistema”

-¿A qué está llamada la UPLA a través del Centro de Formación Técnica Estatal?

“Somos una entidad de educación superior para formar personas que ayuden al desarrollo de las personas. Si el CFT será solo un productor de técnicos, creo que no estará cumpliendo con el objetivo. Ahí está la verdadera vinculación con el medio, pero con un medio donde no tenemos que tener mallas curriculares que duren más de tres años, porque eso es no acoger los cambios que se están produciendo desde el punto de vista científico, tecnológico, social y humano. De allí que nuestra propuesta debiera tensionar a todo el sistema, para que se produzca una dinámica diferente. La UPLA está llamada a acoger esta idea y ser la primera universidad que muestre este sello distintivo “desde los oficios al doctorado”. No es que esto se vaya a hacer en el CFT, sino que tiene que llegar a formarse la idea del Community College, donde la comunidad interactúa en el proyecto de desarrollo educativo, y que todo esté involucrado en un sentido regional. Nos falta en este proceso una migración en aras de un mejor desarrollo social. Si no hacemos ese cambio, el país seguirá fragmentado”.

-¿Cómo se ha vinculado el CFT regional y la enseñanza media local?

“Nosotros estamos impulsando un trabajo con la formación técnica desde la enseñanza media, en varios sentidos. Vinculándonos con los equipos docentes de los establecimientos educacionales para apoyar sus procesos formativos, en la detección temprana de intereses y vocaciones de los jóvenes, porque creemos que ésas deben ser las condiciones de admisión a una formación técnica. La dirección provincial de educación de San Antonio ha prestado un fuerte apoyo al CFT, al igual que la municipalidad y su alcalde, los empresarios de la zona también están fuertemente interesados en que la formación técnica tenga pronto traje largo. Para ello hemos trabajado con el Liceo Agrícola Cuncumén, la Escuela Industrial y el Liceo Comercial. Hemos cubierto toda la provincia, sus directivos, profesores y estudiantes. Ha sido alta la vinculación, pero no todo lo ejecutiva que quisiéramos”.

-¿Cuál es la visión de los estudiantes de San Antonio respecto de la oferta del CFT?

“La ven todavía lejana por una razón práctica, porque con los que uno está trabajando son los que están inmediatamente por terminar, y ellos están mirando cómo pueden continuar. La oferta de la zona es escasa y en áreas muy limitadas, que no parecen ser de mayor atención de ellos. Lo mismo ocurre con el mundo empresarial, que observa que lo que necesitan no es lo que se está ofreciendo en estos momentos”.

-¿En Los Andes cómo avanza el trabajo?

“En Los Andes tenemos el proyecto hecho, con las mismas carreras, y el 20 de julio el rector Patricio Sanhueza, el intendente Gabriel Aldoney y el seremi de Educación, Alejandro Tapia, firmaron un protocolo de acuerdo para construir el edificio, de manera de poder recibir a los primeros estudiantes en 2019.
La construcción se emplazará en los terrenos de la ex Aduana de Los Andes, ubicados en Avenida Hermanos Clark de la ciudad, los que fueron entregados en comodato por el gobierno a la UPLA, en tanto que, a través del Ministerio de Educación, se ha dispuesto de 170 millones para los estudios de diseño arquitectónico”.

Frente a la apuesta que la Universidad de Playa Ancha realiza con la instalación del CFT Estatal en San Antonio y Los Andes, el Dr. Larrondo reflexiona sobre el cambio de mentalidad que se necesita en Chile para que la formación técnica sea la educación buscada por su calidad y aporte al país. “El modelo de educación de nivel superior es un modelo muy academicista, del que no estoy en contra, pero el trabajo vinculante con los sistemas sociales y productivos están a veces alejados. Falta una cosmovisión de una interacción mayor entre las instituciones de nivel superior, cualquiera sea su nivel, y la sociedad. Creo que sigue siendo ésta una educación de elite. En países desarrollados la formación técnica es la educación buscada, es lo más fuerte. La educación superior chilena necesita replantear su modelo de formación e interacción con el medio”.

Pruebe también

Dr. Andrés Donoso Romo: “El movimiento estudiantil de 2011 legitima la disidencia en Chile”

Investigador del CEA de la Universidad de Playa Ancha hace esta afirmación en el marco del próximo seminario internacional que reunirá a destacados intelectuales.