Agenda
Inicio / Entrevistas / Violeta Acuña: “La UPLA está comprometida con la educación carcelaria”

Violeta Acuña: “La UPLA está comprometida con la educación carcelaria”

 

La convicción profunda de que la educación es la gran herramienta que permite recuperar el tesoro valórico que orienta la vida en sociedad, es lo que mueve el quehacer de la Dra. Violeta Acuña Collado, académica de la Facultad de Ciencias de la Educación, especialista en educación de adultos, y en contexto de encierro.

Hablamos de una mujer inquieta, pero por sobre todo, segura, alegre y perseverante. Una mujer que persigue el hilo hasta que lo encuentra y que actualmente ha posicionado un tema que años atrás era impensado: que los internos de la cárcel, aquellos que cumplen condena, aquellos privados de libertad, muchos de ellos olvidados por la sociedad, reorienten sus acciones, recuperen la esperanza y luchen por su futuro. La llave a este mundo de oportunidades lo da la Universidad de Playa Ancha, a través del Instituto Tecnológico, que imparte a 18 internos la carrera de Técnico en Administración Logística. Con este proyecto, nuestra casa de estudios podría orientar los primeros pasos para generar una política pública que abra oportunidades concretas para los internos.

-Entiendo que el Ministerio de Justicia ha puesto los ojos en este proyecto. ¿Cómo interpreta este interés?

“Simplemente, buscan replicar el modelo a otras cárceles de Chile. Eso sería fantástico, porque implica que se reconoce que a través de la educación sí es posible provocar un cambio importante en quienes han sido infractores de ley. En realidad, pensar en que esta iniciativa se transforme en una política pública, sería muy positivo para el país y, sin duda, implicaría un reconocimiento importante a lo que hacemos en materia de educación de adultos desde la Universidad de Playa Ancha, porque hasta el momento, somos la única casa de estudios que llegó a la cárcel con una carrera de este tipo, con la intención de instalar una carrera universitaria, antes lo hizo la Universidad Católica de la Santísima Concepción con una  carrera Técnica como nosotros. De todas maneras, quiero insistir en que La UPLA está comprometida con la educación carcelaria.

Han pasado solo tres meses desde que se inició el curso. Sin embargo, ¿está en condiciones de anticipar cómo han asumido los alumnos esta opción?

“En ellos están pasando cosas importantes: primero, tienen el reconocimiento de sus esposas, hijos y padres; luego, han desarrollado la convicción de que el estudio les abrirá el camino a la reinserción; y, lo que es más importante, se están proyectando a futuro. Pero a propósito de su pregunta,  quiero rescatar que la educación no solo se centra en el desarrollo de competencias que les permite buscar trabajo, una vez que cumplan su condena, sino que es algo mucho más profundo e integral: la educación es el instrumento que les permite comprender que pueden ser mejores personas, personas distintas, personas que pueden aportar a la sociedad”.

-Y para la Universidad de Playa Ancha, ¿qué significa esta experiencia?

“Sin duda, es una gran oportunidad. No me refiero solo a que nos permite hacer camino donde aún no lo hay, sino que también nos permite amplificar nuestro trabajo y desarrollar nuevas aristas de investigación. Doy un solo ejemplo: aprender de las buenas prácticas que desarrollan los profesores, nos permitirá entregar un elemento al momento de analizar cuál es el perfil de los maestros que optan por desarrollar su labor en contexto de encierro. Esta información es muy relevante, porque hasta ahora, no sabemos cuáles son las características que deberían tener esos profesores. Pero a partir de esta experiencia, obtendremos importante información para analizar”.

Proyecto Fondecyt

-El tema de la educación de adultos en contexto de encierro lo aborda solo con este programa?

“No, porque en conjunto con una colega de la Universidad de Chile (Dra. Marcela Gaete) nos acabamos de adjudicar un Fondecyt Regular titulado “Cartografía analítica de los proyectos formativos con jóvenes y adultos en contexto de encierro en la Región Metropolitana”. Trabajamos juntas en una red de Programas de Educación en Contextos de Encierro (PECE), y desde allí iniciamos un trabajo de coordinación y de esfuerzo”.

-¿Qué buscan investigar con este proyecto?

“ Queremos visualizar y comprender cómo interactúan las distintas iniciativas formativas que coexisten al interior de los recintos penitenciarios y los centros juveniles del Servicio Nacional de Menores. Esto, porque actualmente hay distintos esfuerzos educativos al interior de las cárceles (como las escuelas de educación formal), pero también hay iniciativas de educación no formal, como las que desarrollan las ONG. Entonces, la idea es ver de qué manera se ensamblan”.

-¿A cuántas personas alcanzará este estudio?

“Ese es uno de los primeros datos que queremos obtener, porque no está claro qué porcentaje de la población participa en alguna actividad formativa, ya sea del Ministerio de Educación, u otra relacionada con Gendarmería o alguna ONG. Tampoco sabemos cuántas instituciones están interactuando. Lo que sí está claro es que trabajaremos con 14 recintos de la Región Metropolitana: Seis corresponden a cárceles y ocho a recintos del  Sename.

-¿Para qué servirá en definitiva la información que se obtenga de este estudio?

“Nos permitirá tener una mirada global sobre todo el fenómeno educativo que ocurre dentro de las cárceles y del Sename, información a partir de la cual se podrán orientar las políticas públicas. Pero otro tema igualmente interesante, es que podremos abordar la calidad de la educación que se desarrolla al interior de los recintos penitenciarios, para ver si es necesario hacer adaptaciones curriculares, o de qué forma favorecer una articulación de los distintos actores involucrados en este tema”.

-¿Hay algún punto de encuentro entre la investigación que realizarán en la Región Metropolitana y el trabajo que la UPLA desarrolla acá en la cárcel porteña?

“Efectivamente, están muy relacionados, puesto que acá también tenemos acceso a conocer mucha información. Sin embargo, nos hemos dado cuenta que hay más elementos en juego en el programa, curso o carrera que siguen los internos. Doy un ejemplo: de los 18 estudiantes que tenemos en la cárcel de Valparaíso, algunos se quejaron de problemas a la vista. Hicimos las gestiones, y logramos llevar a un oftalmólogo para que los evalúe. Conclusión, diez de ellos sufren de miopía, hipermetropía y astigmatismo. Entonces, si no se conoce globalmente la realidad que hay dentro, podremos sacar lecturas equivocadas. Como éste ejemplo, hay muchos otros”.

-Podemos inferir entonces que cuando hablamos de realidad educacional en la cárcel, realmente se habla de una realidad compleja y prácticamente desconocida…

“Estamos convencidos que es una realidad que no se conoce y  por ende no se valora, es decir los docentes que están desarrollando esta tarea educativa están invisibilizados, ellos no solo enseñan diferentes materias sino que sus énfasis están en la formación, como universidad no estamos enfatizando solo un discurso utilitario,  es decir, no centramos solo la idea de que la educación es una herramienta que a futuro le permitirá trabajar; sino, que buscamos que ese interno se transforme en una mejor persona y que encuentre una valoración en la educación por sí misma. En otras palabras, como Universidad de Playa Ancha, buscamos recuperar el sentido profundo de la educación”.

-¿Y cómo saber si un profesor que trabaja en la cárcel puede estar en sintonía con esta propuesta?

“Vemos que es así, cuando está más preocupado de formar, que de enseñar; cuando ve a la persona, más que al estudiante; cuando trabaja más valores que contenidos; cuando ve en cada uno, no la condena, sino las potencialidades. Así visualizamos nosotros a ese maestro, por lo tanto, el desafío es mayor aún, por eso, quienes son capaces de enfrentar esa experiencia con compromiso y energía positiva, son seres excepcionales, y como universidad, es nuestra misión asegurarnos y velar por que los docentes entreguen lo mejor de sí y que estén dispuestos a cambiar y optimizar  propia práctica para conseguir mejores aprendizajes y mejores personas en nuestros estudiantes”.

 

Pruebe también

Dr. Andrés Donoso Romo: “El movimiento estudiantil de 2011 legitima la disidencia en Chile”

Investigador del CEA de la Universidad de Playa Ancha hace esta afirmación en el marco del próximo seminario internacional que reunirá a destacados intelectuales.