Inicio / Académicos / Filósofa Adela Cortina fue investida como Doctora Honoris Causa por la UPLA

Filósofa Adela Cortina fue investida como Doctora Honoris Causa por la UPLA

Una de las actividades más destacadas de los últimos años vivió hoy la comunidad académica y estudiantil de la Universidad de Playa Ancha (UPLA) de Valparaíso. La connotada filósofa, escritora y académica Adela Cortina Orts fue investida con el grado de Doctor Honoris Causa de esta casa de estudios superiores, principalmente por su vasto aporte en el campo de la ética.

La investidura de la catedrática española Adela Cortina se produjo luego del acuerdo de dos de las máximas instancias de la universidad: el Consejo Académico y la Junta Directiva. La ceremonia de reconocimiento tuvo lugar este mediodía en el Aula Dr. Félix Morales Pettorino en Playa Ancha.

El grado de Doctora Honoris Causa le fue conferido por el rector de la UPLA, Patricio Sanhueza Vivanco, quien estuvo acompañado en la testera por Jorge Sánchez Valencia, secretario general de la universidad; y por Pablo Martínez Becerra, académico del Departamento de Filosofía de la Facultad de Humanidades de esta casa de estudios superiores porteñas.

Precisamente fue el profesor Pablo Martínez quien expuso ante un auditorio repleto, la laudatio de la académica de la Universidad de Valencia, en la que destacó su trayectoria y los méritos que la hicieron merecedora del reconocimiento por parte de la UPLA, entre ellos, el abordaje desde la ética de distintos aspectos de la cotidianeidad, como por ejemplo, el medioambiente, la discriminación de la mujer y la relación de los humanos con los animales.

Por la razón y el corazón

La Doctora Honoris Causa Adela Cortina Orts, en el acto de su investudra, ofreció una lectio o conferencia intitulada “Construir una democracia real: ética y política”, dos de sus áreas de especialidad más importantes.

En su intervención, destacó lo que consideró como el tercer pilar de una democracia comunicativa: las personas, en tanto ciudadanos. “Aquí vuelve a ser central el papel de la educación porque es necesario formar ciudadanos autónomos y solidarios, capaces de formarse un juicio sobre lo justo, preocupados por descubrir junto con sus conciudadanos qué es lo justo, empeñados en la tarea de ponerlo por obra en la vida cotidiana. Para eso hace falta –creo yo-cultivar una razón cordial. Porque conocemos la justicia no solo por la razón, sino también por el corazón”.

También tuvo palabras para los partidos políticos, cuyo presente en Chile como en el mundo, en general, está sometido a una constante lectura crítica a ratos coronada por la polémica. “Debería estar prohibido, bajo pena de multa abultada, intentar vender el propio producto limitándose a desacreditar al competidor. Los partidos deberían convencer a sus votantes potenciales mostrando la bondad de sus programas, no descalificando a los contrarios, y menos aún hacerlo en forma sistemática”.

Y pese a que reconoció la importancia social de los partidos, en la construcción de una ética política la Doctora Adela Cortina propuso evitar por todos los medios la partidización de la vida compartida pues a su juicio propende a la fractura de la sociedad en bandos.

Fobia a los pobres

En las últimas décadas, un tema en particular ha rondado las ideas de Adela Cortina: la invisibilización de la pobreza. Y, como era de esperar, su conferencia en Playa Ancha fue ocasión para abogar por revertir dicho proceso al que acuño como Aporofobia o temor a los pobres. Para lograrlo, así como para profundizar los valores democráticos, entre otras, propuso afianzar la amistad cívica como mecanismo de entendimiento.

Adela Cortina también tuvo palabras para el surgimiento de los populismos y enumeró al menos las tres razones para el surgimiento de ellos como fenómeno: obedecen a un brusco cambio social, como la modernización, globalización incluso las migraciones; por la crisis de representación política al perder la ciudadanía la confianza en la institucionalidad; y por las frustraciones que devengan en resentimiento social.

Y como si fuese la búsqueda de una solución a estos problemas el corolario de su exposición, la Doctora Adela Cortina propuso precisamente a la democracia comunicativa como una vía de desahogo a estas aflicciones sociales. “La democracia comunicativa es aquella en que los ciudadanos intentan forjarse una voluntad común en cuestiones de justicia básica, a través del diálogo sereno y la amistad cívica. Cuenta, pues, con pueblo, más que con masa”.

Curriculum

Adela Cortina Orts nació en Valencia en 1947 y está casada con el también filósofo y catedrático de la Universidad de Valencia, Jesús Conill. Luego de cursar estudios de Filosofía y Letras en la mencionada casa de estudios superiores valenciana, ingresó en 1968 al departamento de Metafísica de la institución educacional.

Hacia 1976, y tras defender su tesis doctoral sobre Dios en la filosofía trascendental kantiana y de practicar la pedagogía en institutos de enseñanza media, obtuvo una beca de investigación que terminaría marcando su camino formativo, pues en la Universidad de Munich entró en contacto con teóricos de la talla de Jürgen Habermas y el recientemente fallecido Karl-Otto Apel. Ambos son de los máximos representantes de la denominada escuela comunicacional de Frankfurt y fundadores de ética de la comunicación o ética discursiva.

Precisamente su paso por la teoría crítica, el pragmatismo y la ética marxista, derivó en su posterior inclinación por el área de la ética, en la cual se especializó después de retomar la actividad académica en España. De hecho, en 1986 obtuvo la cátedra de Filosofía Moral en su alma mater, la Universidad de Valencia.

En sus investigaciones, que han dado vida a una profusa obra donde destaca una veintena de publicaciones, aborda temas aún contingentes como los conflictos bélicos, el rol de la mujer en la sociedad, ecología, bioética y el mundo de los negocios,
Adela Cortina destaca, además, como miembro de la Comisión Nacional de Reproducción Humana Asistida y Vocal del Comité Asesor de Ética de la Investigación Científica y Tecnológica.

Con su obra Ética de la razón cordial, obtuvo el Premio Internacional de Ensayo Jovellanos 2007, en tanto que el 2014 ganó el premio nacional de ensayo con su obra ¿Para qué sirve realmente la ética?

En 2008 su aporte al campo de la ética fue reconocido con el nombramiento como miembro de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas, transformándose de este modo en la primera mujer en dicha institución.

La filósofa es doctora honoris causa por la Universidad Jaime I de Castellón España (2009) y por la Universidad Politécnica de Cartagena Colombia (2012). Desde hoy ostenta la misma investidura por la Universidad de Playa Ancha Chile.

Algunas de sus publicaciones son: Pobreza y Libertad. Erradicar la Pobreza desde el Enfoque de Amartya Sen (2009), Las Fronteras de la Persona. El valor de los Animales, la Dignidad de los Humanos (2009), Hasta un Pueblo de Demonios. Ética Pública y Sociedad (1998). Las Raíces Éticas de la Democracia (2010), Justicia Cordial (2010), Neuroética y Neuropolítica: Sugerencias para la Educación Moral (2011), ¿Para qué Sirve Realmente…? la Ética (2013), y su celebrada Ética Mínima (1986).

Lea la laudatio y la lectio de la investidura de la Doctora Honoris Causa Adela Cortina

Pruebe también

Más de dos mil escolares visitaron la UPLA en día de Puertas Abiertas

Corresponden, principalmente, a estudiantes de tercer y cuarto año de Enseñanza Media, de 56 establecimientos de cuatro regiones del país.