Inicio / Universidades Estatales / “No es comprensible que existan universidades creadas después de 1981 que sean de dudosa calidad”

“No es comprensible que existan universidades creadas después de 1981 que sean de dudosa calidad”

zolezzi_elmercurioPara Juan Manuel Zolezzi, rector de la U. de Santiago y miembro del directorio del Consorcio de las Universidades Estatales (CUECh), en educación superior “la competencia es nefasta”.

“En el sistema universitario es enfermiza. En la academia y en las universidades debería primar la cooperación, armar equipos multidisciplinarios, perseguir objetivos comunes”, afirma. Y ejemplifica: “Como decían mi madre y mi abuela, cuatro ojos ven más que dos”.

Su postura es contraria a la de Federico Valdés, rector de la U. del Desarrollo (UDD), quien ayer en “El Mercurio” aseguró que la competencia es buena para el sistema, y era un mecanismo para que los planteles mejoraran.

Según Zolezzi, las instituciones mejoran según estándares que se van estableciendo y con distintos indicadores.

-El rector de la UDD sostuvo que no se podría decir “que la educación que dan las estatales es especialmente buena”. ¿Qué le parece esta afirmación?
“Puedo dar fe de que la educación de las universidades estatales es de buena calidad, no solo porque yo sea de un plantel del Estado, sino porque me ha tocado seleccionar personal, y los resultados que he tenido con algunas personas de instituciones privadas que están mal catalogadas ha sido malo. Los estudiantes han tenido el trabajo, pero después abandonan, no tienen las competencias como para poder desarrollarse profesionalmente y hacer un buen cometido”.

-Dentro de las 16 estatales, hay cuatro que tienen menos de cuatro años de acreditación. ¿Cómo se explica eso?
“Es muy simple. En 1981 se hizo una separación de universidades y quedaron dos medianamente grandes, la U. de Chile y la U. de Santiago. El resto eran puros planteles relativamente pequeños, con recursos muy chicos y con el tremendo peso de regulación encima. Me saco el sombrero ante los que lograron mantener esas universidades hasta hoy. No le pidamos peras al olmo”.

-Ese año también nacieron las universidades privadas.
“Y ellas, que tuvieron toda libertad, que no tuvieron ninguna regulación, no han logrado desarrollarse, en promedio, más allá que las estatales. Ellas tuvieron todas las garantías para hacerlo, pero no han sido capaces de hacerlo. Entonces ahí sí que hay un problema”.
“No es comprensible que existan universidades creadas después de 1981 que sean de dudosa calidad o que hayan hipotecado, es decir, que entendieron la palabra negocio pero no la palabra universidad, calidad, docencia, investigación”.

-Según el rector Valdés, hay un sesgo hacia las universidades privadas. ¿Lo ve así?
“Si hay alguien que podría decir que han sido ninguneadas son las universidades del Estado, y por mucho tiempo, pero no estamos tratando de buscar una reivindicación en el sentido de que ‘porque nos ningunearon a nosotros, sáquenles la mugre a los otros’. No es la idea, pero el que quiere hacer universidad tiene que comprometerse con hacer universidad, y eso no es hacer un negocio. Tampoco es perder plata, pero no es hacer un negocio”.

-¿Cómo cree que el tema de las estatales se aborda en la reforma? Porque hubo un nuevo rechazo a los cambios que el Mineduc le quiere hacer al proyecto.
“Lo que falta es que efectivamente haya un pilar de fortalecimiento a la educación pública. Y cuando hablo de educación pública, incluso tiendo a pensar que puede incluir al G9 (las no estatales del Consejo de Rectores). Y eso se ha tratado de hacer con pequeños ajustes”.

-¿Por qué no se estaría dando ese fortalecimiento?
“Siempre se piensa que el fortalecimiento tiene que ser con plata. Es cierto que para comprar los huevos hay que tener plata, pero una cosa es declararlo primero y estar convencido. Y creo que el Gobierno no estaba convencido cuando presentó el proyecto la primera vez. No estaba convencido y hoy cada vez se va convenciendo más, y lo que pasa es que ahora no sabe cómo acomodarlo en el texto”.

-¿Cómo fue la implementación de la gratuidad en las estatales?
“Fue mejor de lo que esperábamos. Yo esperaba que fuera un desastre, honestamente. Porque iba a estar mal calculada, porque el resultado iba a ser muy inferior en términos de recursos. Nosotros (U. de Santiago) tenemos un déficit de $1.500 millones, pero tenemos que terminar de precisar, porque hay que ver qué alumnos terminaron el año, ese tipo de cosas. Ahora, nos hicieron una trampa”.

-¿Qué trampa?
“Nos calcularon los aranceles regulados (que paga el Mineduc por alumno en gratuidad) primero con las universidades del Consejo de Rectores, y ahora dicen que es con todas las universidades, con las 60. Nos hicieron un promedio, agrupando los planteles según los años de acreditación, pero con todas las universidades, y eso tiró a la baja los valores (que paga el ministerio). Por eso es que tenemos diferencias”.

 

Fuente: El Mercurio, miércoles 16 de noviembre de 2016.

 

Pruebe también

Una de las claves para entender la dinámica del momento que vivimos: la economía avanza y las estructuras políticas se retrasan

Jorge Pinto Rodriguez, académico de la Universidad de la Frontera de Temuco y Premio Nacional de Historia año 2012, abordó ésta y otras temáticas en el segundo día de las Jornadas de Historia Luis Carreño