Inicio / Academia / Seminario abordó "Nueva cultura del desempeño"

Seminario abordó "Nueva cultura del desempeño"

Francisco-Martín-del-Buey,-asesoria-SOUPA2El viernes 30 de octubre, en la Sede Gran Bretaña de la Universidad de Playa Ancha, se llevó a cabo el Seminario “Orientación vocacional: Desafío de desarrollo de competencias en una nueva cultura de desempeños profesionales”, que se desarrolló en el marco de la asesoría técnica al Proyecto FDI “SOUPALAB: Un proyecto tecnológico para la promoción de la orientación universitaria”, a cargo de la académica Bianca Dapelo Pellerano .

La conferencia dictada por el Doctor en Psicología de la Universidad de Oviedo y asesor técnico del proyecto universitario, Francisco Martín del Buey, contó con la presencia de estudiantes, académicos y autoridades. A nombre de éstas últimas la Prorrectora, Carmen Ibáñez Castillo, invitó a recordar el año 2003 cuando “en nuestra Facultad de Ciencias de la Educación, se dio inicio a un proyecto financiado por el Estado, que pretendía optimizar la calidad de la docencia y de las competencias actitudinales y metacognitivas personales y profesionales de los estudiantes de las carreras de pregrado”, iniciativa que con el pasar del tiempo, “se ha continuado, profundizando y proponiendo soluciones adaptadas a nuestra realidad en toda la nueva conceptualización pedagógica y en coherencia con los pilares formativos de nuestra institución, centrada en el desarrollo del estudiante, por lo tanto, en el desarrollo de su identidad vocacional-profesional, la cual lleva paralelamente un proceso de orientación multidimensional, que facilita a nuestros estudiantes la madurez en sus procesos de carrera”.

Cátedra del profesor Francisco Martín del Buey

Durante casi una hora el especialista en orientación vocacional abordó el desarrollo de competencias en una nueva cultura de desempeño profesional que tienen relación con la conjugación de diversos factores que inciden directamente en el ejercicio de cualquier actividad, ya sea estudiantil, académica, laboral, etc.

En este sentido, hizo un análisis de cómo las competencias cognitivas, personales y sociales se interrelacionan para definir las capacidades de los individuos. A esto se suma el cambio ergonómico y cultural, que influye de manera importante en el desempeño del sujeto.  

“Estamos en la sociedad del espectáculo, donde se obliga a los sujetos a ser participes de la información, es decir, que la hagan suya. Por eso es que ya no estamos en la cultura de los resultados, sino de los procesos”, mencionó el profesor Martín del Buey centrado en el contexto de las competencias que los estudiantes deben tener para enfrentar el mercado laboral.

Francisco-Martín-del-Buey,-asesoria-SOUPA3En la oportunidad, donde repasó algunos de los alcances de largas investigaciones en el campo de la formación y orientación de estudiantes desarrolladas en conjunto con académicos de la Universidad de Playa Ancha indicó que “empatía y asertividad, son algunas de las competencias sociales básicas para poder lograr un mejor desempeño en un momento y rol determinado, desempeño que ciertamente, debe ser cambiante, es decir, tiene que ubicarse y adecuarse también a un cierto contexto tecnológico, un modelo económico, una escena afectiva, un esquema metacognitivo y una cultura organizacional”.

En un llamado a los profesionales a mantenerse constantemente actualizándose, indicó que “una persona que maneja correctamente la información para su propia formación, debe tener la capacidad de recogerla, transformarla y transferirla”, motivando así a los presentes a “ser agentes de cambio en una sociedad donde el dinamismo es lo único que parece permanecer estable”.

Por otra parte, y dirigiendo sus palabras a quienes están encargados de la docencia, expuso un ejemplo sobre la importancia de la integración estudiante-profesor en la sala de clases: “Si yo llego, por ejemplo, a una universidad, y veo que todas las mesas y bancos son alargados, con bellas terminaciones y tienen una tarima, y luego me voy a otra institución, y veo a lo mejor unas aulas que igual tiene bancos, pero son sillas más o menos nuevas. ¿Con cuál me quedo? Con esta última ¿Por qué? Porque en ese sitio, se nota que es importante la figura del profesor, pero también y más que todo, la participación del estudiante. Si las sillas, son movibles, si se constata que eso sucede, en ese sitio se cree en la transformación del estudiante. Las mesas de algunas facultades son preciosas, pero no sirven para generar interacción, diálogo, cambio e intercambio cultural”.

Positiva evaluación de la asesoría técnica

La profesora Bianca Dapelo, al finalizar la jornada, indicó que el Seminario “es fruto de un trabajo que hemos desarrollado arduamente en conjunto con académicos de nuestra Universidad y el profesor Francisco Martín del Buey quien, desde España, ha venido a compartir experiencias, las que han sido aprovechadas por cerca de 120 estudiantes de las carreras ligadas al área pedagógica; de las humanidades; de las ciencias de la salud; de la educación; y de las ingenierías, así que, en ese sentido, hemos cumplido las metas fijadas para esta asistencia técnica y, por supuesto, tenemos que continuar en esto y perfeccionando un modelo de proyecto que esperamos poner en ejecución de aquí al próximo año, como un motivo más de celebración del Bicentenario”.

El Dr. Martín del Buey, por su parte, clasificó esta experiencia como “un conjunto de jornadas muy intensas en cuanto a colaboración, conversaciones con estudiantes y académicos, visitas a laboratorios y evaluaciones. Creo que con todo lo que ha hecho la profesora Dapelo y su equipo, los objetivos se han cumplido largamente. Es cierto que hay cosas que faltan, pero todo es absolutamente perfeccionable. La Universidad está en buen pie para hacer todo aquello que se ha propuesto en materia de orientación y de entrega de herramientas para el desarrollo de sus estudiantes y, por cierto, de quienes trabajan con ellos”.

Pruebe también

Sol Serrano: “El Liceo encarna un relato de la historia de Chile”

Sorprendida y emocionada, la historiadora recibió de mano de profesores y alumnos de la UPLA, una carta patrocinio que la postula como candidata al Premio Nacional de Historia 2018.