Inicio / Entrevistas / “Este es un proyecto de alta sensibilidad e impacto social”

“Este es un proyecto de alta sensibilidad e impacto social”

Joaquín Gairín Sallán es catedrático del Departamento de Pedagogía Aplicada de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) y parte de los académicos invitados por el Servicio de Orientación Universitaria (SOUPA) con el fin de que colaboren en el diseño del proyecto Mecesup UPA-0601 de nivelación de competencias.

En España, Jorge Gairín imparte clases sobre gestión, desarrollo, evaluación y mejora de las organizaciones. Por otra parte, lleva a cabo dos proyectos europeos relacionados con el área de la educación que lo llevan a deambular por Alemania, Pakistán, Malasia e Indonesia en cursos sobre desarrollo de la formación personal.

Además, es miembro de distintas organizaciones de la comunidad catalana, participando como asesor para la UNESCO en materias de educación infantil en América Latina. En esa línea, es autor de textos sobre educación, desarrollo organizacional educacional, calidad en la educación, y mejora de la gestión curricular, programación y autorregulación de los procesos de formación, entre otras áreas.

¿Cuál es la labor por la cual ha sido convocado?

Básicamente, mi labor es la evaluación global del Plan de Nivelación que se está desarrollando y que tiene varios programas (Lenguas, Matemáticas, Sostenibilidad, Ciencias y de soporte tecnológico, por nombrar algunos), supervisando el proceso de evaluación. Esta tarea no corresponde a cada uno de los programas –que por cierto, ya han tenido sus evaluadores externos- sino del plan en general.

A modo preliminar ¿Cuál es su apreciación en torno al proyecto?

Bueno, el proyecto siempre me pareció interesante. Por eso me impliqué. Por otra parte, participo en distintos programas y proyectos europeos que tienen que ver con la captación y retención de estudiantes en la universidad, y me parecía que trabajar en un plan de nivelación era una novedad en el contexto chileno. Sin embargo, más allá la novedad, creo que es un proyecto de alta sensibilidad social y que puede ayudar un poco a que clases con déficit puedan permanecer en la universidad hasta alcanzar algún tipo de titulación y de promocionarse socialmente a través de los estudios.

En este sentido evalué muy bien mi participación por su alto interés científico pero, sobre todo, su gran valor e interés social, que se inserta en la línea de muchos países que, hace un tiempo, llevan trabajando.

¿Qué es lo que ha podido observar de la Universidad de Playa Ancha? ¿Cuál es la imagen que le ha quedado?

He visitado muchas dependencias, no todas, y me gustaría, como no, visitar la nueva biblioteca que han construido. Entiendo que, como universidad, tienen dos fortalezas: una de ellas, que parte importante de sus instalaciones están juntas, porque yo he conocido universidad de alta dispersión, con edificios de estudios separados, lo que dificulta la relación entre los académicos. En ese aspecto, para mí al menos es importante que haya campus, porque eso permite rentabilizar inversiones y favorece la creación de un sentimiento de pertenencia en estudiantes y profesores, al mismo tiempo que facilita la comunicación entre facultades y profesores.

Por otra parte, me parece que dentro de todas las universidades chilenas yo ubicaría a esta institución en un contexto –por el tamaño que tiene- ideal para crecer, para idear y conformar un proyecto coherente.
Me parece que la Upla intenta avanzar a pesar de los inconvenientes, como el hecho de ser una universidad que está en provincias, lo que a su vez no despierta las sensibilidades de la administración central del Estado, pero, bueno…

¿Cuál es su agenda para las próximas jornadas?

Bueno, llevo un par de días y he tenido rondas de reuniones con el grupo de investigación, con algunas autoridades, he dado charlas a profesores sobre organización y gestión del conocimiento y trabajo colaborativo con estudiantes y académicos.

Hay una actividad intensa en período laboral. Días del fin de semana que me he quedado en casa a preparar informes y, otros, en los cuales me he dedicado a ver la zona que, si bien conocía, me ha servido para recordar y recorrer Valparaíso, Viña del Mar, algunos valles, bodegas, la casa de Neruda y bueno, todo a fin de compaginar la actividad laboral con el deleite personal.

Pruebe también

Eduardo Cortés: “La preocupación humana de la UPLA me marcó”

El profesor de Educación Tecnológica es uno de los cinco finalistas chilenos al premio Global Teacher Prize 2017, que reconoce a docentes que han hecho una importante contribución a su profesión en el país.