El decano de la Facultad de Humanidades, Juan Saavedra Ávila, ha sido protagonista y testigo de poco más de la mitad de los años que cumple nuestra institución.


Allá en 1977, un novato profesor de Historia y Geografía iniciaba su camino docente en el Centro de Estudios Históricos y Filosóficos de la entonces Universidad de Chile en Valparaíso.

“Estábamos en Viña del Mar –recuerda-, luego me trasladé a la Academia Superior de Ciencias Pedagógicas en 1981, fecha en que se produce la separación con la Universidad de Chile. Fuimos Instituto Pedagógico y más tarde Universidad de Playa Ancha. Desde ese año, junto a los profesores Vicente Pizarro, Joaquín Gallastegui y Eugenio del Villar, echamos a andar la carrera de Historia y Geografía.

“Nuestra carrera Pedagogía en Historia y Geografía siempre fue una carrera crítica dentro del ámbito de las humanidades, lo que nos llevó incluso a apartarnos de Casa Central.

“Tuvimos varias sedes. La primera, una casona en calle Bismark, inolvidable, tan cerca de la cárcel en avenida Alemania. Luego, nos trasladamos a calle Molina, a una casa de dos pisos, hoy estacionamiento del Club Naval de Valparaíso. Ahí se veló al estudiante de Historia, Marcelo Barrios, asesinado en 1989 en el cerro Yungay. Después estuvimos en Recreo, una sede con un jardín muy bonito. Me acuerdo que tenía una cancha de rayuela. Don Luis Carreño Silva fue su director. Hasta allí llegó también Bibliotecología. Ya en 1987 llegamos a Casa Central.

“En 1990 comienza una nueva etapa política en el país y es elegido como rector Norman Cortés, a quien le suceden otros docentes de la Facultad de Humanidades, Oscar Quiroz y Patricio Sanhueza.

“Rescato de aquellos tiempos una muy buena convivencia entre los colegas: se compartían conocimientos y publicaciones. Había una participación activa en el Centro de Estudios de Lenguas de Tradición Oral (CELTO), en los Centros de Estudios Árabes y Helénicos, así como en otros. Además, estaba la Nueva Revista del Pacífico, hoy indexada a la colección SciELO-Chile.

“Nuestras aulas han sido honradas con el paso de verdaderos maestros como Norman Cortés, Oscar Quiroz, Félix Morales Pettorino, Leopoldo Sáez, Leopoldo de los Ríos, Miguel Rojas Mix, Sergio Villalobos, Mario Góngora, Fernando Zavala, Francisco Soler, y Cedomil Goic, por nombrar a algunos-

“Con toda esta trayectoria podemos decir de cara a los 70 años de la Universidad de Playa Ancha, que somos la facultad más grande, con mayor cantidad de estudiantes en el ámbito pedagógico y, para mí, la más importante.

“Es, además, la facultad que más libros publica. Hay un despertar en avanzar en investigaciones y publicaciones. Los profesores cuentan todos con grados académicos, la mayoría con doctorados y muchos son jóvenes, lo que nos da nuevos aires y desafíos. Contamos con tres magísteres y un doctorado acreditados.

“Siempre estamos discutiendo y tratando de proyectarnos. Estamos, por cierto, en una etapa de desafíos frente a lo que necesita hoy la institución como universidad compleja”.