Docente uruguaya se refirió al Modelo Educativo universitario respecto de los planes formativos.

en
Liliana Jabif, académica uruguaya experta en Educación Superior, Consultora de Organismos Internacionales y Doctorada de la Universidad de Sevilla, accedió a conversar con nosotros sobre Innovación Curricular y desarrollo docente en ámbito universitario.

Nuestra universidad se encuentra en pleno proceso de desarrollo de una innovación profunda en la formación de los futuros profesores, se ha avanzado en la definición de un modelo educativo y se ha establecido un itinerario de la Innovación Curricular. En este contexto, cuando se trata de desarrollar el proceso con los académicos, en su opinión ¿cuáles son los desafíos centrales que se deben atender/tener presente para facilitar el proceso de instalación de la innovación en el aula?

La innovación principalmente tiene relación con introducir metodologías activas de enseñanza que vinculen al estudiante con situaciones laborales futuras y eso se puede hacer desde el inicio de la carrera. Si bien la Universidad de Playa Ancha tiene un eje transversal que son las prácticas desde el inicio de la carrera, como algo fundamental para avanzar hacia el desarrollo de capacidades y de competencias en el aula, los profesores también pueden incorporar situaciones que hagan que el estudiante reflexione, debata y desarrolle su pensamiento crítico, pues el alumno debe venir a debatir, cuestionar, resolver situaciones problema, haciendo uso de sus capacidades y saberes previos. Lo anterior hace que el aula sea un espacio interactivo y no unidireccional donde el mando lo tiene el profesor y utiliza una comunicación de pedestal, ahí hay que transformar el acto educacional, en una comunicación más dialógica. Ello implica un cambio tanto del rol del profesor, pues se transforma en un planificador de actividades, como del estudiante, en cuanto a que ya no solo se siente a escuchar, sino que sea capaz de interactuar y participar. El docente puede incentivar la participación del alumno, exponiéndolo a situaciones de aula, como buscar información o realizar una labor de forma grupal.

Como señalamos anteriormente, el modelo educativo de la universidad declara que está centrado en resultados de aprendizaje. En este sentido, ¿qué recomendaciones haría usted en términos de la didáctica más apropiada para alcanzar logros significativos? Y en esta misma línea de análisis, ¿cuáles serían a su juicio, las claves fundamentales para llevar adelante procesos de evaluación de logros?

Las claves didácticas están al corriente de la psicología educativa, las cuales ya nos han indicado donde ir y fundamentalmente hacia el aprendizaje reflexivo, hacia la resolución de situaciones problema para lograr la motivación del estudiante. La universidad perdió esa cosa lúdica del aprendizaje, empieza en el jardín y luego lo vamos perdiendo por incorporar saberes que muchas veces no usamos. Deberíamos focalizarnos en el “aprender a aprender”, a buscar la información porque pusimos interés en algo o tuvimos la necesidad de hacerlo. En el fondo lo que hace el sistema educativo es que el estudiante aprenda porque tiene que rendir una prueba, lo que no es una situación natural de aprendizaje. Desde el punto de vista de la evaluación, debemos buscar métodos que midan esos resultados de aprendizaje que nos propusimos que los estudiantes lograran, estableciendo indicadores y niveles de logros de tal manera que demos cuenta de que hubo un desempeño mejorado desde que el estudiante comenzó el proceso hasta que lo culminó.

Finalmente, hemos asumido respecto del trabajo docente, la necesidad de realizarlo cooperativamente, fortaleciendo el trabajo en núcleos disciplinarios, e igualmente se incentiva el trabajo colegiado, esto es, apoyado en la discusión profesional en estas mismas instancias. Desde esta perspectiva y desde su experiencia, ¿qué estrategias recomendaría promover para alcanzar la cooperación y la colegialidad entre los académicos?

Cuando uno comienza a innovar en los planes de estudio, es común que los profesores no sepan muy bien cómo distribuir las actividades de enseñanza y de aprendizaje en los alumnos. Por ejemplo, el Sistema de Crédito Transferible en Chile dice que las actividades se deben repartir entre actividades presenciales en el aula y no presenciales. Puede ser que si los profesores no se coordinan, propondrán una cantidad de actividades que los estudiantes no van a poder cumplir, se produce un efecto boomerang. Entonces eso requiere de coordinación, por otro lado requiere ponerse de acuerdo, tanto en las metodologías de enseñanza y de evaluación, como intercambiar ideas de los recursos didácticos.
Por otro lado, lo que más valoran los docentes de las actividades de capacitación, es el intercambio de experiencia con docentes de variadas asignaturas de carreras, pues la idea que surge en uno puede inspirar a los demás y se convierte en algo que se va potenciando y generando como una lluvia de ideas muy enriquecedora para todos. Entonces de aquí surgen las ideas de innovar la enseñanza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *