Una completa revisión de lo realizado durante el año pasado en la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Playa Ancha (UPLA), realizó el decano Luis Alberto Díaz, durante la ceremonia de Cuenta Pública 2016, realizada ayer ante numerosos invitados. Se trató de un acto muy especial para la comunidad académica, estudiantil y de funcionarios, pues simbólicamente, el año pasado se cumplió el trigésimo aniversario de creación de dicha Facultad.

Cabe recordar que la Facultad de Ciencias de la Educación de la UPLA fue creada oficialmente en 1986; sin embargo, cuando la institución formaba parte de la Universidad de Chile, funcionaba ya como un departamento de Educación. Ho lo hace albergando a tres carreras: Educación Parvularia, Pedagogía en Educación Básica y Pedagogía en Educación Diferencial.

En un discurso al que asistieron autoridades de la UPLA, académicos, funcionarios y estudiantes, el decano Díaz resaltó área por área, programa por programa, el cometido de la instancia que dirige. Previo a la lectura de la Cuenta Pública, se entregó las excusas por la inasistencia del rector Patricio Sanhueza y del contralor interno de la universidad, Luis Bork, quienes entregaron una misiva con un afectuoso saludo y, además, felicitaron a la Facultad por la realización de la significativa actividad.

Vinculación con el medio

De lleno en su discurso, Luis Alberto Díaz valoró la conexión de su Facultad con diferentes estamentos de la comunidad. “Hicimos muchas cosas; estamos al servicio de los colegas, hacemos bastante vinculación con el medio, por ejemplo esa serie de 10 o 12 cursos que les impartimos a la Corporación de Valparaíso, en forma gratuita, fue una entrega total de los profesores, y eso es un acto muy significativo. Lo otro muy significativo fue la Olimpiada Nacional Infantil de la Matemática”.

Otro aspecto que el Decano relevó fue el desarrollo de al menos seis programas disciplinarios de gran impacto social y educativo. Ellos son: Desarrollo Disciplinario en Educación de Jóvenes y Adultos; Educación Rural; Orientación Educacional; Uso Pedagógico de las TIC para Generar Aprendizaje; Prevención Temprana del Consumo de Drogas y Alcohol en Contextos Escolares; y Neuroeducación.

“El programa de educación de adultos, que es un referente nacional y que viene trabajando hace más de 12 años, la coordinadora es consultada por el Ministerio de Educación. Y el otro que es un referente nacional es el programa de Educación Rural, que también es consultado por el Ministerio de Educación”, resaltó el decano Díaz.

“Para qué decir –prosiguió el académico- la Revista de Orientación, que tiene 30 años y ya postuló y le faltó muy poco para alcanzar la indexación, y ahora la vamos a volver a presentar. Y tenemos el programa de prevención temprana de consumo de drogas y alcohol, que hace mucha capacitación a nivel de comuna, en los colegios. El programa de TIC, además, está trabajando muy bien en apoyo del aprendizaje”.

Mención especial tuvieron en la ceremonia los buenos resultados exhibidos por los programas de postgrado y postítulo, puntualmente por medio de un programa de doctorado (Política y Gestión Educativa), seis magíster, y un postítulo en Orientación Educacional.

Desafíos

Tal vez uno de los segmentos más esperados de la cuenta púbica lo constituyó la descripción de los desafíos a abordar durante los próximos años. Principalmente se mencionó el mejoramiento del proceso de titulación y seguimiento de egresados de pregrado, que buscará acrecentar las tasas de titulación en el tiempo oportuno, a través de la extensión y una doble instancia de evaluación de trabajos finales.

En cuanto a los procesos de acreditación de pre y posgrado, el Decano Díaz propuso a su comunidad académica prepararse para enfrentar adecuadamente los procesos de reacreditación que vendrán más temprano que tarde, pero esta vez, con criterios renovados por parte de la Comisión Nacional de Acreditación.

Pero sin duda que el desafío principal, de acuerdo a Luis Alberto Díaz, será avanzar en Investigación. “Hoy para los jóvenes profesionales en Educación todo debe ser investigación. Les preguntan cuánta investigación tienen, cuántas publicaciones, cuántos Fondecyt, entonces esa es la meta que ellos deben tener. No puede ser que no haya investigación, porque si no, no podrán postular a nada en Educación si no se cumple con ese requisito”, enfatizó el académico.

En definitiva, el ¨simbólico” año 2016 fue un buen año para la Facultad de Ciencias de la Educación. “Fue un muy buen año pero hay que hacer hartas cosas; hay que moverse harto, pero lo bueno es que acá la gente coopera, y yo estoy muy contento con lo que se hizo, porque hay cosas que no se ven y otras que como aún no terminan, se vienen arrastrando, pero en algún momento se van a conocer”, concluyó el Decano Díaz.